lunes, 4 de octubre de 2010

Los productos Canarios - El tomate canario

Omnipresente en el recetario canario, el cultivo del tomate fue introducido en las islas por un funcionario de la compañía Swanston encargada de la construcción del primitivo Puerto de La Luz.

Mr. Blisse plantó esta hortaliza en una finca de la ciudad de Telde hacia principios de 1885, con el propósito de exportar los frutos a Gran Bretaña.

Los resultados fueron espléndidos: no sólo la benignidad climática propiciaba la plantación en los meses de invierno, sino que el régimen de Puertos Francos de Canarias permitía la comercialización sin sujeción a tasas e impuestos.

El cultivo se extendió pronto al resto del Archipiélago, convirtiéndose en uno de los pilares de la economía de las islas. Tanto es así que, en la actualidad, Canarias exporta anualmente más de 360.000 toneladas de tomates para su consumo en fresco, cantidad que representa alrededor de un 11% de la producción nacional.

El tomate canario es aromático, de sabor agridulce, jugoso, sabroso y de pulpa carnosa. Además, resiste los cambios de temperatura y el transporte sin deterioro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario